Con la vida universitaria comienza la otra vida

Dinámica, divertida, abrumadora, atractiva, difícil, aburrida, sensual, excitante, única, irrepetible, transformadora… ¿cómo es la vida de un estudiante en la Universidad de Oriente? ¿Cuáles son las palabras exactas para aquilatar esa etapa estudiantil? ¿Cómo uno llega mojigato, y deviene hombre o mujer en toda la condición humana?

Seguro hay quienes han intentado definir la vida universitaria, y a la simple pregunta al paso encuentra más de una respuesta: «aquí me hice revolucionario»… «gracias a la Universidad, soy un profesional»… «conocí allí el amor, y de él nació mi hija».

Recuerdo ahora el primer reencuentro con mi antiguo grupo. En el aula había una muestra de cada cubano, en la cual se repetían las mismas contradicciones que antaño dividían a Cuba. Allí estaban: el guajiro guantanamero, pasando por el santiaguero peliagudo, el noble granmense, el holguinero respingado, hasta el irreverente de Las Tunas o el bravo agramontino. En el grupo se discutían varias ideas, se ponía, disponía y contraponía; «nos lanzábamos a interminables charlas sobre el socialismo, la historia, la economía, la ciencia y la conciencia», se hacía y se rehacía el mundo. ¡Era increíble cuánta inteligencia, y cuántos deseos de cambiar las cosas hubo, entonces, a mi alrededor!

Todos habían venido exhaustos, de muy lejos: habían leído todas las bibliotecas, visto todas las películas, y escuchado toda la música, apreciado lo mejor de la plástica contemporánea. Parecía que 5 o 6 años de estancia prolongada, fuera de la que había ya sido nuestra casa-escuela-cárcel, una vez, no habían sido definitorios y, de hecho, aún había tiempo de vivir aquí experiencias olvidadas.

Pero sí. Tócale entonces al periodista, la tarea de reconstruir, a través de los testimonios y ficciones, una historia del estudiante común, que quizás se parezca a la de muchos, a todos los que son, eternamente.

Santiago de Cuba recibe cada día a estos extraños visitantes, con un abrazo de sol y montañas. No acabas de llegar, y la gente parece que se tira encima de ti, como en un sueño. Con la vida universitaria comienza la otra vida. La amistad y el interés comparten el pan y el amor… Cuando termina, se separan los intereses, los amigos, y «ay, no sé cuándo pueda regresar otra vez»…

¿Es que alguien puede adelantarse a tales acontecimientos? ¿Quién podía imaginar que aquellas jornadas no regresarían, ni siquiera juntándonos después de varios cursos?

Desde la terminal vemos el edificio del Rectorado: su estructura horizontal de hormigón, su marcado racionalismo, su fachada tocada por los paños de cristales y la pintura mural que te recibe y te despide, a voluntad.

Tras una mirada panorámica, la comunidad universitaria se divide en pequeños grupos y recuerdos lejanos. Es más fácil distinguir la carrera de un estudiante, por su forma de ser, sus gestos, su comportamiento, y hasta su forma de hablar; que recordar cada momento de tu vida estudiantil, y dejar de ser tú para volver a ser quien eras.

Este es apenas el comienzo o el final de una historia en la Universidad de Oriente. Nombres y fechas no son necesarios, pertenecen al imaginario de cada lector. Asumir la vida universitaria en Santiago de Cuba no es un reto que se pueda ganar o perder, sin llorar.

2 pensamientos en “Con la vida universitaria comienza la otra vida

  1. Recien entre a este sitio debido a que queria leer el artículo de la coral universitaria. Cuantas cosas bonitas me viene a la mente leyendo tanta historia. Yo soy de Pinar del Rio y por azahares de la vida vine a parar aqui a Santiago de Cuba y trabajar acá en esta Universidad histórica y me da tanto placer pertenecer aquí. Ojalá y la Universidad donde estudie encerrara tanta historia. de veras Feliz aniversario 65 Universidad de Oriente

  2. sí, esto es verdad, con la vida universitaria comienza algo, tienes que venir preparado psicológicamente y tener noción imaginativa de cómo te puede ser esa etapa. Eso no ocurre en todo tipo de personas, eso solo es para la persona hiperactiva.

    Seguiré comentando en otra ocación sobre el tema.

    Los quiere (un chico que pasó por eso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>