Ecos de la Feria. Leer “desde nuestra Universidad”

La participación de nuestros profesores y estudiantes en el recién finalizado capítulo santiaguero de la XXII Feria Internacional del Libro, nos permite felicitarlos y agradecerles, por promover nuestros valores fuera de la institución.

Con una de las profesoras jubiladas de la UO, Dra.C. Daysi Cué, conversó el joven periodista Enrique Pérez Fumero, quien no dejó sus comentarios e impresiones de la autora del libro Los narradores cubanos también cantan boleros para este blog.

El bolero se escucha entre las letras cubanas, por Enrique Pérez Fumero

LOS NARRADORES CUBANOS.Partiendo de la ruptura estética y cultural que manifiesta la literatura latinoamericana y caribeña a causa de la posmodernidad, la autora investiga los juegos intertextuales entre las letras y la música cubanas. El bolero, cristalizado en Cuba a partir de la pieza Tristezas, compuesta por el santiaguero José Pepe Sánchez en 1883, fue una de las manifestaciones musicales de mayor arraigo entre los narradores del siglo XX.

Las mismas características del género musical: letras que abordan el amor correspondido o el amor traicionado, junto con una fuerte dosis melodramática, hicieron que el bolero transgrediera los límites para devenir en un híbrido literario-musical.

El desarrollo de la llamada novela/bolero por el venezolano Vicente Francisco Torres y su historia en la literatura cubana, son los temas estudiados por la doctora Cué Fernández en su más reciente título para definir el concepto de la narrativa del bolero.

La novela bolero es el trasvase del género, del soporte musical al soporte literario. El autor puede tomar una pieza, que muchas veces sirve de título para la novela, y a partir de ahí comienza a hacer una nueva historia, otro bolero, que se intertextualiza con las letras musicales. De esta manera se produce un proceso mental en el lector, quien al leer la novela, tararea de modo inconsciente la letra de la canción que sirve de materia prima al texto literario.

Entre las obras de autores que constituyen ejemplos de la narrativa del bolero en Cuba, la autora relaciona a: Guillermo Cabrera Infante (Tres tristes tigres, 1967), Lisandro Otero (Bolero, 1986) y Oscar Hijuelos (Los reyes del mambo tocan canciones de amor, 1990), galardonado con el Premio Pulitzer.

Otras piezas señaladas son: Noche de ronda (2001) de Ana Lidia Vega Serova, inspirada en el tema musical de Agustín Lara; La última noche que pasé contigo (1991) de Mayra Montero, que habla de la existencia de una filosofía del bolero; y Te di la vida entera (1996) de Zoe Valdés, que cristaliza en su título un fragmento del bolero Camarera del amor, compuesto por José Dolores Quiñones Sotolongo.

La también presidenta de la Asociación de Escritores de la filial santiaguera de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) propone, en Los narradores cubanos también cantan boleros, clasificaciones y términos propios de la narrativa que describe.

La “técnica del disco rayado” aparece en la novela de Mayra Montero cuando la protagonista antes de morir pide que le repitan 17 veces un disco de bolero. Y hay otra técnica conocida como “popurrí”. Aquí el escritor mezcla en un mismo párrafo varias letras de boleros, intercaladas con las letras del texto literario.

Estos criterios nos acercan al libro Los narradores cubanos también cantan boleros, publicado bajo el sello de la Editorial Oriente, lo mismo que el volumen En busca de la identidad, de la autoría de la Dra.C Maribel Brull.

Un israel 9modelo para caracterizar la identidad, por Dunia Tousset Correoso

La obra se vincula a las corrientes más significativas del momento, la Identidad y la Imagen Corporativa. El texto realiza una visión abarcadora de la gestión de la identidad y la imagen en las organizaciones, particularizando en el contexto de las universidades cubanas.

El aporte más significativo de esta investigación es la propuesta del modelo IDEIMA, el cual constituye un patrón teórico metodológico que presenta un valor instrumental al servicio de las universidades para indagar y orientarse científicamente en la comunicación organizacional, en la producción de los mensajes de identidad institucional y la gestión profesional de la imagen positiva.

Las palabras de presentación del libro en la Feria estuvieron a cargo de la Dra.C., Mercedes Lina Cathcart Roca, quien realizó un análisis exhaustivo del texto y recorrió la obra docente de Maribel Brull. Cathcart Roca señaló que, en el contexto educacional cubano, el estudio crítico y analítico que nos ofrece En busca de la identidad, constituye un modelo para caracterizar la identidad y examinar la imagen de las universidades cubanas con fines estratégicos. 

Durante el mayor evento de las letras en la ciudad, Cathcart Roca nos ofreció además sus criterios sobre Cartas a Gustav Moreau, selección y traducción de la Dra.C. Amparo Barrero.

Parte Cartas a Gustav Moreaude la vida y sueños de Julián del Casal, por Mercedes Cathcart Roca

La profesora Barrero ha puesto a nuestro alcance con sus libros, el conocimiento de una parte de la vida y sueños de Julián del Casal, al presentar las cartas escritas por este en francés, que ella tradujo al español, y reflejan el complejo problema de las relaciones, influencias e interferencias entre las distintas artes, cuyas implicaciones teóricas no han sido resueltas aún por los grandes estetas, clásicos o contemporáneos; y expone además, ante el público cubano, cómo Casal había valorado desde su época esas implicaciones y relaciones entre las artes, convirtiéndose en genuino representante de la llamada transposición de las artes en nuestra literatura, durante la segunda mitad del siglo XIX.

Con su estudio, la traductora nos ofrece también una mirada reflexiva sobre el pintor francés Gustav Moreau (1826-1898), al mostrarnos las cartas que prueban su relación epistolar con el poeta cubano. Sabemos que Moreau fue un lector de poesía excelente y sus obras fueron grandemente apreciadas y comentadas por los representantes del parnasianismo francés y los simbolistas, que intentaban describir los cuadros de este, como una en traducción literaria.

Se sabe que existen estrechos lazos entre las artes y la literatura, pero entre la poesía y la pintura hay límites: la pintura se sirve de figuras y de colores en el espacio, la poesía de sonidos articulados en el tiempo. La relación entre arte y poesía no puede decodificarse en el sentido de la función social del arte. La poesía tiene una forma de expresión estética y funciones diferentes a las de la pintura.

Los buenos poetas, a veces, son buenos pintores; pero lo que los pintores pueden expresar en forma y colores no siempre puede el poeta traducirlo en palabras. De lo expuesto, podemos colegiar la habilidad y sensibilidad del poeta Julián del Casal para hacer, de una parte de la obra de Gustav Moreau, una transportación literaria: de ahí la importancia y relevancia que para la literatura cubana actual nos ofrece este libro.

Queremos observar que en todas las artes es permitido hacer pequeñas transgresiones de los principios que la limitan, porque “el tiempo es el dominio del poeta, como el espacio es el dominio del pintor”, de ahí la actualidad y relevancia de la obra de Julián del Casal, un sensible poeta cubano de inspiración romántica y modernista que produjo una poesía innovadora, desengañada y, a veces, amarga. Lo anterior, justifica las razones de agradecer a la Dra. Amparo Barrero por la traducción de estas cartas.

Sin dudas, la presentación de los libros: Los narradores cubanos también cantan boleros, de Daysi Cué;  En busca de la identidad, de Maribel Brull y Cartas a Gustav Moreau, selección y traducción de la Dra.C. Amparo Barrero; durante la 22 Feria Internacional del Libro, nos permitió también leer “desde nuestra Universidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>